ANDRÉS NARVARTE

Andrés Narvarte, 1874.
           Oleo de Martín Tovar  y Tovar
Nace en la Guaira en 1781, Hijo de Joaquín Narvarte y Descarga y María Josefa Pimentel y de la Mota.
Abogado y político, fue Vicepresidente de la República. Encargado de la primera magistratura en los años 1835, 1836 y 1842. Egresó de la Universidad de Caracas el 9 de diciembre de 1804 con un Doctorado en derecho civil. En 1810 se unió a la causa independentista de Venezuela. Entre 1813 y 1814 fue gobernador de la provincia de Trujillo. Al perderse la Segunda República, emigró a la isla de Saint Thomas. Siendo desconocida la fecha de su regreso a Venezuela es desconocido; pero en marzo de 1819 se halla en Juangriego y para el año 1822 era intendente de Venezuela. 

           Andrés Narvarte fue un reconocido masón, para 1824 poseía el grado 33. Por lo cual el 24 de junio de 1824, aniversario de la Batalla de Carabobo, asistió en representación de una logia de la 18 logias existentes en ese momento a una reunión celebrada en Caracas para la instalación formal de la "Gran Logia de la Gran Colombia, siendo  presidida por el Lic. Diego Bautista Urbaneja e integrada por los II:. HH:. José Cordero, Fernando Peñalver, José Marra Lovera, José Marra Pelgrón, Manuel López Umérez, José R. Martín, todos del Grado 33°, incluyéndose al mismo Narvarte.

Símbolo Masónico del Grado 33
              En 1830 fue designado diputado por Caracas en el Congreso Constituyente de Venezuela. Con motivo de la discusión ese año, en el Congreso, del proyecto de decreto en favor de quienes participaron en el atentado contra la vida del presidente de la República, Simón Bolívar, el 25 de septiembre de 1828, Narvarte hizo gala de elocuencia cuando dijo que su intervención era para rendir culto a la moral política; manifestó que consideraba dignos de clemencia a los individuos que tuvieron participación en los sucesos del 25 de septiembre y que se les restituyesen sus derechos ciudadanos; pero el Congreso no debía aprobar un decreto mediante el cual Venezuela resuelve que el hecho del 25 de septiembre y los individuos que lo ejecutaron merecían elogios. En la misma oportunidad abogó en el Congreso por la admisión en Venezuela de todos los que hayan sido perseguidos y expulsados por sus opiniones políticas en favor de la libertad. 

Primer Escudo de Armas de la República de Venezuela puesto en vigencia el 14 de octubre de 1830. El diseño original se encuentra en el Archivo General de la Nación, Sección Secretaria del Interior y Justicia.

            En 1831 fue elegido rector de la Universidad Central de Venezuela. Posteriormente  1832 fue nombrado secretario de Interior y Justicia. Y entre 1833 y 1837 fue vicepresidente de la República y, con ese carácter, ocupó interinamente la Presidencia de Venezuela en 1835, cuando el general en jefe José Antonio Páez concluyó su período presidencial. Cuando estalló en julio de ese año la Revolución de las Reformas, Narvarte fue depuesto junto con el presidente Vargas y enviado con él al exilio en la isla de Saint Thomas, de la cual regresaron ambos pocos meses después a ocupar sus respectivos cargos. El 24 de abril de 1836 se encarga nuevamente de la primera magistratura de la República, esta vez por renuncia del titular José María Vargas. Lo reemplaza, el 20 de enero de 1837, el general José María Carreño. 

Firma de Andrés Narvarte

           En 1842 era vicepresidente del Consejo de Gobierno, cuando, en mayo, se encargó de la Presidencia de la República, debido a que el titular, el general Páez, hubo de trasladarse a sus posesiones agrícolas. Correspondió a Narvarte por hallarse ausentes el vicepresidente de la República, Santos Michelena y el presidente del Consejo de Gobierno, Ángel Quintero. Aun cuando fue de corta duración este mandato, Narvarte expidió 2 decretos significativos: con uno establecía un impuesto a la destilación del aguardiente, y con el otro destinaba 160.000 pesos para apertura y mejoras de vías de comunicación. A raíz de los acontecimientos de 1848 se retiró a la vida privada. Muere en Caracas el 31 de marzo de 1853.

Artículo Editado por: Whylmhar Daboín

No hay comentarios:

Publicar un comentario