MONSEÑOR RAFAEL ARIAS BLANCO



Arzobispo de Caracas. Fundador del Secretariado de Acción Social (Cháritas). Rafael Arias Blanco pasó a la historia de Venezuela por promover el rechazo al régimen de Marcos Pérez Jiménez a través de una carta pastoral. 
Nace en la ciudad Hisórica La guaira el 18 de febrero de 1906, fueron sus padres Carlos Manuel Arias y Carmen Teresa Jiménez. quedó huérfano a los seis años de edad, siendo criado y educado por sus tías paternas Mercedes, Isabel y María Teresa Arias. A la temprana edad de 11 años, manifestó su deseo de hacerse sacerdote, por lo que ingresó al Seminario Metropolitano de Caracas el 17 de enero de 1917. Allí cursó estudios de latinidad, humanidades, ciencias y filosofía. Culminados los mismos, recibió las órdenes menores el 1 de febrero de 1925 de manos del entonces arzobispo de Caracas monseñor Felipe Rincón González. Luego de esto continuó su formación sacerdotal en el Colegio Pío Latinoamericano y en la Universidad Gregoriana de Roma, donde realizó estudios de teología, sagradas escrituras, patrística, historia eclesiástica y derecho canónico para recibirse de doctor en teología. Se ordenó como sacerdote en Roma el 22 de diciembre de 1928 y el 25 del mismo mes ofició su primera.

Transcurria el año 1929 cuando regresó a Venezuela, siendo adscrito a la arquidiócesis de Caracas, en la cual ejerció como cooperador de la Santa Capilla, capellán del Seminario, cura párroco de Guatire, vicario de Villa de Cura y párroco del Divina Pastora en Caracas. Encontrándose en esa misión sacerdotal, le fue conferido el nombramiento de obispo auxiliar de Cumaná, con el título de Attalea Pamphilia. La consagración episcopal fue oficiada el 12 de diciembre de 1937 en la iglesia parroquial de la Divina Pastora. El gobierno de Eleazar López Contreras lo postuló entonces para ejercer la diócesis episcopal de San Cristóbal, cargo en al que promovido por la Santa Sede el 12 de diciembre de 1939 y como tal tomó posesión en 1940. Al frente de la mencionada diócesis finalizó la construcción del Seminario Mayor, celebró el Congreso Catequístico, las bodas de plata de la diócesis y el Congreso Vocacional, ocupándose además de la creación de nuevas parroquias.


Entre 1942 y 1956 se desempeñó como asesor nacional del movimiento Acción Católica. Conjuntamente con el ejercicio del obispado de San Cristóbal, la Santa Sede lo comisionó para que atendiera la diócesis de Barquisimeto como administrador apostólico, cargo en el que permaneció desde el 30 de diciembre de 1947 hasta la llegada del nuevo obispo de esa ciudad, monseñor Críspulo Benítez. El 23 de abril de 1952 el papa Pío XII lo designó arzobispo coadjutor de Caracas con derecho a sucesión. A la muerte de monseñor Lucas Guillermo Castillo, automáticamente monseñor Arias Blanco se convirtió el 9 de septiembre de 1955, en el undécimo arzobispo de Caracas. En el arzobispado, Arias Blanco se preocupó especialmente de las vocaciones sacerdotales y de la organización de la curia arzobispal, poniendo sumo cuidado en el funcionamiento de las parroquias, las cuales, durante su gobierno, fueron aumentadas de menos de 30 a 58, más 4 en proyecto de ser ejecutadas.

Arias Blanco organizó el Congreso Eucarístico Bolivariano, fundó el Secretariado de Acción Social (Cháritas) y presidió la Unión misional del Clero, así como el Proyecto de Ley de Reforma Agraria. Su inquietud y sensibilidad social lo llevaron a cuestionar y enfrentarse al gobierno del general Marcos Pérez Jiménez, motivo por el que fue conocido como el Arzobispo de la Resistencia. En tal sentido, el 1 de mayo leyó una carta pastoral, redactada por el obispo Feliciano González Ascanio, en la cual se analizaba la creciente oposición popular al régimen. Redactada en lenguaje sobrio pero enérgico, señaló con estadísticas de las Naciones Unidas y observaciones propias, el proceso de empobrecimiento de los trabajadores venezolanos, condenó el latrocinio, los atropellos y el allanimiento de miles de hogares por parte de la Seguridad Nacional. Asimismo, en la pastoral se abogaba por la defensa de la clase obrera, afirmando: "... Para mejorar la condición de los trabajadores, nuestra legislación social debe proponerse: la consagración del salario vital obligatorio y la institución igualmente nacional de una política de prestaciones familiares, pues se trata de dos conquistas logradas ya en muchas naciones cristianas del mundo occidental..." En definitiva esta pastoral confortó el ánimo y la moral de la resistencia popular y aceleró el proceso que culminó el 23 de enero de 1958 con la caída del gobierno de Pérez Jiménez. En septiembre de 1959, monseñor Arias Blanco se dirigía a Barcelona (Edo. Anzoátegui) para dictar una serie de conferencias en esa diócesis, cuando sufrió un accidente en el que perdió la vida.



+JORGE L. UROSA SAVINO
Por la Gracia de Dios y de la Sede Apostólica

ARZOBISPO DE CARACAS


En unión con los Excmos. Sres. Nicolás Bermúdez V. y Saúl Figueroa A. Obispos Auxiliares de Caracas,

Considerando:
Que el próximo 18 de febrero se cumplen cien años del nacimiento del
EXCMO. SR. DR. RAFAEL ARIAS BLANCO,  XI ARZOBISPO DE CARACAS;

Considerando:

Que el insigne Arzobispo, nacido en  la Ciudad de La Guaira,  ordenado sacerdote el 22 de  diciembre de 1928 al servicio de la Arquidiócesis de Caracas, ejerció con gran  celo y éxito  sus labores pastorales en Caracas,  Guatire y Villa de Cura;
 Considerando:

Que en 1937 Su Santidad Pío XI lo designó  Obispo Auxiliar de Cumaná y recibió la ordenación episcopal  el 12 de diciembre del mismo año; que  desde el 12 de diciembre de 1939    hasta 1952 fue el 2° Obispo de la Diócesis de San Cristóbal, donde realizó una magnífica labor pastoral fortaleciendo, entre otras obras, el Seminario Diocesano de Santo Tomás de Aquino; y que fue también  Administrador apostólico de la Diócesis de Barquisimeto, desde 1947  hasta 1949,

Considerando:

Que Mons Rafael Arias Blanco fue nombrado Arzobispo Coadjutor de Caracas el 23 de abril de 1952, y luego, el 9 de septiembre de 1954  sucedió al eximio Arzobispo Lucas Guillermo Castillo como XI Arzobispo de esta Arquidiócesis;
Considerando

Que su servicio pastoral, caracterizado por un intenso dinamismo apostólico dio gran impulso  a la vida de la Iglesia, con la creación de nuevas Parroquias, la organización de la Curia Arzobispal y  del Seminario, el establecimiento de numerosas comunidades religiosas,  el fomento de las vocaciones sacerdotales y religiosas, el fortalecimiento de la catequesis y de  la educación católica, el desarrollo de los Secretariados Arquidiocesanos de Pastoral y la realización del Congreso Eucarístico Bolivariano.

Considerando:

Que Mons. Arias Blanco, insigne apóstol de los pobres, se preocupó especialmente por la aplicación de la Doctrina Social de la Iglesia y publicó con motivo del 1 de mayo de 1957 su famosa Carta Pastoral sobre la cuestión social, que fue determinante en la caída de la dictadura y en el restablecimiento de la vida democrática en Venezuela;

Por las presentes letras
 ACUERDA

1- Decretar el Año Centenario de Mons Rafael Arias Blanco,  XI Arzobispo de Caracas, desde el 18 de febrero de 2006 hasta el 18 de febrero de 2007;

2- Invitar a todos los sacerdotes, religiosos, religiosas, diáconos y agentes de pastoral, a La Asociación Venezolana de Educación  Católica (AVEC),  al Seminario Arquidiocesano de Santa Rosa de Lima y al Instituto Universitario Pedagógico Mons Rafael Arias Blanco,  a participar activamente en las celebraciones que marcarán dicho año centenario

3- Invitar a una solemne Eucaristía Concelebrada el sábado 18 de febrero en la Santa Iglesia Catedral Metropolitana, en la cual será ordenado sacerdote  el diácono Jesús Oviedo, de la Hermandad de Operarios Diocesanos.

4- Crear una Comisión para la celebración del Año Centenario presidida por Mons Nicolás Bermúdez Villamizar, e  integrada por Mons. Saúl Figueroa Albornoz, Mons. Francisco Javier Monterrey,  Padre Luis Ugalde, SJ, Mons. Héctor Maldonado, Padre Miguel Acevedo, Padre Carlos Porras, R.P. Víctor Rojas, Hna. Niuska Reyes, Prof. Rafael Fernández Heres, Ing. Mario González Casado.

Dadas, firmadas refrendadas y selladas en Caracas, el día 7 de febrero de 2006

                                  
                                                                       +Jorge L. Urosa Savino,
                                                                        Arzobispo de Caracas



Mons. Adán Ramírez Ortiz,
            Canciller



Artículo Edítado por: Whylmhar Daboín

No hay comentarios:

Publicar un comentario