LLEGADA DE LOS RESTOS DE JOSÉ ANTONIO PÁEZ A LA GUAYRA EN 1888


El General Jose Antonio Páez,
 Litografia de 1858 de Francois D´Avignon 
 

El General José Antonio Páez falleció en Nueva York el 6 de mayo de 1873, cuando contaba con 83 años de edad. Su muerte se produjo a las siete y veinticinco de la mañana, en una modesta casa marcada con nro. 42 de la calle 20 este, Asistido por el Médico A.K Gardner, muere a causa una bronconeumonía, resultado de un fuerte resfriado, probablemente adquirido en los paseos a caballo que acostumbraba a realizar  por Central Park en las semanas previas a su fallecimiento, debido al frio clima Neoyorkino.

Fue el más longevo de todos los próceres de nuestra independencia y como tal quien más actividad militar y política desarrollo.

            Para el momento de fallecer, estaban a su lado, su hijo Ramón Páez Ricaurte y muchos emigrados políticos como él, la mayoría cubanos, que le amaron y le respetaron en vida, recordando la excelente disposición que mantuvo Páez, de obedecer la escogencia que de  él hizo  el Libertador Simón Bolívar, para conducir y mandar una expedición a Cuba, con miras a consolidar la independencia de esa isla caribeña y quisieron tributarle en sus últimos momentos una prueba de ese amor y  ese respeto que por tantos títulos  era acreedor el anciano General venezolano.

            En la prensa americana  de ese día  6 de mayo, aparece lo siguiente: “…Murió pobre, emigrado de su país natal, del suelo que libertó con su pujante lanza, con el fuego de su corazón y con la energía de su espíritu ardiente como el sol que baña los inmensos llanos que fueron la cuna de este ilustre campeón de   la independencia americana; como si la Providencia hubiese querido recibirle en su seno maternal, en los momentos de su muerte, en la misma condición humilde y sencilla en que le dio el soplo de vida en la ignota y pobre villa de Araure…”

Había muerto casi en la miseria y en sus últimos años se le veía llevar una vieja ropa para ser remendada. Su cadáver fue embalsamado gratuitamente por el médico cubano Federico Gálvez.

Su cadáver sería sepultado en una parcela municipal del Marble Cementery por no contar con dinero suficiente para adquirir una privada. Alli permaneció durante 15 años y estuvo a punto de ser colocado en una fosa común por cuanto no había dejado bienes de fortuna a sus familiares para que estos cubriesen los gastos de un sepulcro digno y privado

          Tomas Michelena en su obra Resumen  de la vida Militar y Política del Ciudadano Esclarecido  General José Antonio Páez (Tipografía El Cojo, 1899) describe el hecho de la siguiente manersa: “… ayer por la mañana a las 10, los amigos personales del muerto, inclusive los doloridos, se reunieron en la última morada  de la Calle 20 del Este, para dar la  última  visita a sus restos. - A las diez y cuarto salió el féretro entre las lágrimas de los dolientes, y fue colocado en un sencillo carruaje tirado por dos caballos. Sobre el féretro había dos banderas americanas, una de las cuales hecha de seda y terciopelo y hermosamente bordada en plata y oro, había sido presentada por el propio General Páez al Mayor A.E. P. Green quien comandaba la tropa que  escoltó al caudillo   al buque que lo llevó a Venezuela, en la primera partida de esta ciudad a su Patria… …El carruaje y el acompañamiento compuesto de una docena de coches, llegaron a la Iglesia  Católica  Romana de San Esteban (sic) a las diez y media de la mañana. Ya a esta hora estaba llena la hermosa iglesia por todas partes. El féretro fue llevado al pie del presbítero y colocado sobre unas andas a cuyos lados había seis candelabros con velas encendidas. Sobre el ataúd había cuatro guirnaldas de flores, mientras a la cabeza y pies estaban colocados en posición recta dos cruces de flores siemprevivas…”  

“…Posteriormente fue llevado al Marbel Cementery y depositados temporalmente en una bóveda a la espera que el Gobierno y el pueblo de Venezuela reclamaran los restos de aquel patriota para ser sepultados con honores militares…”



General General José Antonio Páez
Foto de Federico Lessman, Col. Museo Bolivariano Caracas 
 


Circular del Comité que organizó las exequias del General Páez en Nueva York-1888
Fue solamente en 1888 cuando Páez regresó a su patria, durante el gobierno del General Hermógenes López. Los actos que entonces se organizaron para llevar sus restos al Panteón se intitularon “La Apoteosis del General Páez”. Su cadáver había estado fuera de su tierra natal durante quince años.
            
           Trascurre el día 7 de abril de 1888, cuando en horas del mediodía, el Fortín El Vigía del puerto de la Ciudad Histórica La Guaira, con repiques de campaña y con su conocido código de señales anunciaba que había “fragata americana a la vista”, lo que produjo una gran excitación entre el pueblo del puerto que esperaba el arribo de dicho navío. La fragata extranjera era el “Pensacola”, que había salido de Nueva York con los restos del ilustre venezolano el día 24 de marzo, después de haber permanecido cuatro días en capilla ardiente las cenizas del héroe, recibiendo los más grandes honores del pueblo del pueblo norteamericano.


Honores en capilla ardiente en Nueva York en 1888
Exequias militares rendidas a José Antonio Páez
(Foto. Fundación Jhon Boulton)

Salida del féretro por la Plaza del Central Park por la Calle 59 oeste
(Foto El Cojo Ilustrado 1896)
Fue impresionante el desfile por la Quita Avenida hasta llegar al embarcadero donde acudió el pueblo en masa a darle el último adiós.

Procesión de los restos de José Antonio Páez por la 5ta. Avenida de Nueva York
(Foto. Fundación Jhon Boulton)

La procesión bajando por la Plaza y Parque Mádison  y la 5ta. Avenida
(Foto El Cojo Ilustrado 1896)

Llegada del carro fúnebre al embarcadero de Nueva York.
(Foto Fundación Jhon Boulton)

La banda marcial y guardia de honor esperando el féretro en el embarcadero de la Calle 26 este
(Foto El Cojo Ilustrado 1896)
Honores militares al féretro en el embarcadero
(Foto El Cojo Ilustrado 1896)


Embarque de los restos en la fragata Americana Pensacola
(Foto El Cojo Ilustrado 1896)
Embarque del féretro en el remolcador para ser conducidos a  la fragata
(Foto El Cojo Ilustrado 1896)


A las dos de la tarde atracó el buque de guerra en la rada del puerto de La Guaira, e inmediatamente todos los buques surtos en el puerto izaron las banderas a media asta, lo mismo hicieron los dueños de los edificios públicos y casa particulares.

Como era día sábado, las autoridades decidieron que el desembarco de los restos fuese el lunes siguiente, o sea el 9 de abril de 1888.


Fragata Americana Pensacola
            (Foto de 1898)










Ese día escogido, a las nueve y quince de la mañana, se desprendió de la fragata una falúa pintada de negro y con el tricolor patrio adornado de un crespón negro, en donde fueron colocados los restos mortales del héroe. Enseguida, el General Carlos Ferrero, con precisión y gran lucimiento inició la marcha naval hacia los muelles, haciendo escolta de honor a la falúa en la cual venían los restos del General Páez, todos los botes y lanchas que se encontraban fondeadas, siempre con las banderas a media asta. En varias lanchas venían unos marinos de la fragata “Pensacola”, quienes al desembarcar rindieron honores en correctas formación. En el momento del desembarco, la fragata hizo una salva de despedida de 21 cañonazos.

Los pilares del muelle habían sido vestidos con tela blanca, artísticamente cruzadas con cinta negra, sosteniendo 36 trofeos formados por las banderas de Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia. En el centro de cada trofeo iba un escudo orlado de laureles, donde se grabó el nombre de alguna batalla de nuestra independencia en la que hubo combatido Páez.

El techo que cubría el muelle estaba cubierto de bambalinas con los colores nacionales, completándose así adorno del sitio de llegada. Para mayor realce del acto, el piso del muelle había sido enarenado convenientemente y se colocaron alfombras en el centro del mismo.

         Al atracar la falúa con los restos de nuestro héroe, toda aquella inmensa multitud que esperaba en silencio, se descubrió respetuosamente y sombrero en mano permaneció hasta que los restos del General José Antonio Páez fueron colocados en un vagón del ferrocarril, que había sido acondicionado para dicho evento. Enseguida, el General Jacinto Regino Pachano en emocionado discurso hizo entrega de tan preciosa reliquia a la Directiva de La Guaira encargada de recibirla. También manifestó su agradecimiento al Gobierno y al pueblo de los Estados Unidos de Norteamérica por los actos celebrados en Nueva York, y que él había tenido la oportunidad de presenciar. El General Juan Bautista Arismendi, tomó la palabra para decir entre otras cosas: “En nombre de la Junta Directiva que tengo el honor de presidir, recibo las gloriosas cenizas del héroe de nuestra independencia que fatigó a la historia con sus hazañas y cuyos sacros restos la Patria espera para colocarlo en el templo de la inmortalidad, al lado del gran Bolívar y sus otros compañeros de gloria. Allí reposarán esas reliquias veneradas y servirán de estímulo a las generaciones venideras cuando se trate de la honra de la Patria…”.

            Junto con la multitud había un grupo de señoritas, quienes vestían trajes similares a los usados en la época romana, y que representaban a las naciones bolivarianas. Al lado de cada una de ellas, se había colocado un general venezolano, portando la bandera de cada una de esas naciones hermanas, excepto la venezolana que la llevaba el Cónsul de los Estados Unidos de Norteamérica, señor Winfild S.
Bird, como homenaje al país que había recibido con fraterno cariño a nuestro destacado venezolano fallecido.

            Las banderas bolivarianas las portaban los generales Tito Alfaro, Alfredo Sarría, José García y Esteban Aranda. Las banderas de los Estados Unidos la sostenía el General Juan Bautista Arismendi, quien presidía la Junta Directiva de la Comisión por La Guayra. Una banda marcial ejecutó el Himno de Venezuela mientras toda la oficialidad y tropa se cuadraba. Luego fue ejecutado el Himno de los Estados Unidos.

            El desfile desde los muelles hasta el vagón del ferrocarril se organizó así: a la izquierda los soldados venezolanos y a la derecha la tropa norteamericana formada por marinos. En medio de estas dos columnas y detrás del féretro venían los familiares de Páez; la comisión venezolana y el comité de Nueva York, encargados de la repatriación de los restos del héroe; el comandante de la fragata, Capitán Arthur R Yates y el Segundo Comandante, W. Reisinger; la oficialidad de la nave norteamericana; los prominentes jóvenes del litoral; Miguel Castillo Rivas, César García Monjuí, Juan Francisco Hernandez, Luis Castillo Rivas, Carlos Hellmund, Froilan Monteverde, Ramón de Lergórburu, Enrique Abadíe, Martín Anderson, Enrique Olaizola, Prudencio Gutierrez, Pedro Dominguez Gil, Lorenzo Badillo, Porfirio Tamayo, Pedro Díaz Otero, Ramón S. Gosling, Heriberto García Monjúi, Juan Guerra Ciasneros y Manuel Badillo. La Junta Directiva de La Guayra hizo entrega de un bello ramo de flores para ser colocado sobre los restos mortales.


Honores militares rendidos a Páez frente a la Casa de la Aduana en La Guayra
(Foto Fundación Jhon Boulton)
            Cuando el vagón del ferrocarril terminó de llegar a la estación situada frente a la casa de la Aduana, hoy casa Guipuzcoana, los marinos de la fragata y tropa venezolana, presentaros armas de frente, mientras que un grupo de hermosas damas del litoral lanzaban una lluvia de flores desde la casa de la Aduana.

            La Junta Directiva de La Guayra, presidida por el General Juan Bautista Arismendi, procedió a colocar sobre el féretro situado en el vagón especial, las insignias y objetos siguientes: Charreteras de General en Jefe, el bastón de mando, el sombrero y la magnífica espada que perteneciera al General Juan Bautista Arismendi; la barra de oro que fue del General Miranda; una hermosa bandera venezolana de seda y una preciosa corona de inmortales entretejida por un tul negro con flecos de plata y sujeto con un gran lazo tricolor, también le fue ofrendada la bandera de los Estados Unidos que vino cubriendo la urna desde Nueva York.

            La señoritas que representaban las naciones bolivarianas, tomaron cada una uno de los cordones de seda con borlas de oro de la urna que contenía los restos, mientras que la otra mano llevaban cestas colmadas de flores para regalarlas al paso. Estas señoritas eran: Luisa Aurora Arismendi, nieta de Luisa Cáceres de Arismendi; Dolores Arismendi, prima hermana de la anterior; María Teresa Smith, bisnieta del prócer Guillermo Smith; Isabel Golding, bisnieta del Almirante Luís Brión; y Marta Teresa García, nieta del Capitán de Navío Jose María García. Representó a los Estados Unidos, la señorita Ana Teresa Arismendi también nieta de Luisa Cáceres de Arismendi y del General Juan Bautista Arismendi.

            En horas del mediodía se ofreció un banquete en la Casa Guipuzcoana al Comandante y oficialidad de la nave “Pensacola”, entregándosele como recuerdo, una hermosa bandera venezolana. Mientras tanto, seguía llegando gente del pueblo a la estación del tren para darle el último adiós al General Páez. A las tres de la tarde partió el tren hacia Caracas, adonde eran conducidos para que reposaran para siempre en el altar de la Patria.

Jóvenes de Caracas vestidos con el uniforme de los Husares de Páez  a la espera
para el traslado de las cenizas del General José Antonio Páez al Panteón Nacional

José Antonio Páez
(Foto anónima, 1863)


Epitafio del General José Antonio Páez, publicado en año 1888 en el Cojo Ilustrado

Artículo editado por: Whylmhar Daboín



3 comentarios:

  1. Mi General en Jefe José Antonio Páez y Herrera, yo fuí un preclaro negador de su estatura de gran militar y estadista, y ahora que soy francmasón Past Master Grado 33º, reconozco sus virtudes, y al leer su autobiografia y su última partitura musical, no me queda m´ñas que decirle, que usted es el simbolo de la grandeza humana encarnada en su persona, que el Gran Arquitecto del Universo lo tenga en el Oriente UNiversal a su lado com una de sus más lucidas lanzas siempre prestas al comabte tesonero y diario, Salud Mi General en Jefe e Ilustre y Poderoso Hermano Jsé Antonio Páez y Herrera, el Centauro de ls llans venezolans y León de Payara, glorias eternas a su nombre, León Morales, bisnieto del General Lino Aranguren Castro, Ilustre Procer de la Guerra Federal y quien como masón vio llegar sus inmaculados restos, a esta mi tierra guaireña.

    ResponderEliminar
  2. Cabe destacar, que el Dr. Antonio José Páez en la pared de su oficina en la Electricidad de Caracas en San Bernardino en Caracas en la decada de los años 80 del siglo pasado, tenía un inmenso cuadro de su bisabuelo el General en Jefe José Antonio Páez y Herrera y conservaba en su poder una lanza briosa y muy hermosa, en donde se veía la guaica de metal incrustada en una vara de cuatro metros de largo más o menos; en donde él nos explicó como su antepasado en las cargas de caballería embestía a sus enemigos en el campo de batalla, como lo hizo en la batalla de “Las Queseras del Medio” en las sabanas de Apure.
    Al Dr. Antonio José Páez se le notaba su resentimiento hacia la amante que tuvo su ilustre bisabuelo, en ese caso a Barbarita Nieves. Para él esa mantuana fue una impostora en la vida de su familia. Inclusive, conversamos larga y sostenidamente sobre la presencia del General Páez en la casa de la familia Carranza en Argentina; ya que allí habíamos estado en varias ocasiones en el año 1.978.
    Él me habló de los descendientes de su bisabuelo en el Uruguay y en los Estados Unidos de América (USA); como de algunos hijos naturales que él tuvo; y de la defensa que su honorable bisabuela doña Dominga Ortiz le hizo al General Páez cuando estaba preso y en manos de la dinastía Monagas, que de hecho eran familia de su apreciada y siempre recordada matrona; la misma que se batió con su bien amado esposo en la gloriosa batalla del Yagual.
    Sin embargo, hay una pieza musical escrita por el General José Antonio Páez y Herrera titulada: “La flor del retiro”. La partitura original la hizo para piano en la ciudad de Buenos Aires en 1.868 y pareciera que estuvo dedicada a su bien amada Barbarita Nieves, aún cuando no la menciona; manifestando en esa partitura musical su despedida del mundo político de aquel entonces.

    Qué triste es la vida, de luto cubierta,
    Llevando en el pecho oculto un dolor,
    Que triste es el alma que se halla desierta
    Sin fe ni esperanza sin dicha ni amor;
    Que triste es el llanto que corre, inclemente,
    Nublando los ojos quemando la faz;
    Que tristes es la queja del alma doliente
    Que mira perdida por siempre la paz.
    Que triste el recuerdo, que pesa en el alma,
    De aquellos en sueños felices de ayer:
    Son tristes las horas que ruedan en calma,
    Llevándose infaustas del hombre el placer.
    Qué triste es la noche, tranquila y oscura,
    Sin que se perciba si quiera un rumor;
    Muy triste es la noche que al hombre le augura
    Penas sempiternas, profundo dolor.

    ¿Cómo podemos catalogar de traidor a un guerrero inmortal como lo fue el General en Jefe e Hijo Benemérito de la Patria, José Antonio Páez y Herrera?
    ¿Y nosotros no pudiéramos estar en igual condición según el lado político en donde nos desenvolvamos y critiquemos dentro de nuestras propias filas?
    El general Paez fue el primer Gran Soberan Encomendador del Grado 33 para Venezuela y me siento feliz al ser uno de sus grandes inspectores generales, pido disculpas por haber sido tan ingrato con ese gran guerrero de Mucuritas y Carabobo, su canción aqui burilada es su despedida como un hombre acabado en sus bienes materiales y espirituales, quedando deambulando a su longeva edad or toda la América, en donde los masones les extendieron pensines militares po haber sido el más grande lancero entre los libertadores del nuevo mundo, glorias eternas para ti Ilustre y Poderoso Hermano allá en el Campamento Eterno ante la miurada radiante del mas grande de todos los francmasones, el Gran Aquitecto del Universo, fraternalmente, León Manuel Morales, Oficial de Marina Mercante, Patrimonio Cultural Viviente del Edo. Vargas, Past Master Grado 33º, celulares 04269006413 04127308823 mblp2004@yahoo.com.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Taramas por sus comentarios, son muy enriquecedores para nuestra historia.

    ResponderEliminar