DESCUBREN FOSIL DE CAIMÁN VENEZOLANO EN MONAGAS

Craneo del Caimán venezuelensis (Foto SVP)


Caiman venezuelensis es el nombre escogido para registrar taxonómicamente al reptil encontrado en la zona del Breal de Orocual, en el estado Monagas, y que se presume habitó el lugar hace aproximadamente 2,5 millones de años.

La categoría taxonómica para este habitante del Pleistoceno nunca antes visto en territorio nacional, fue planteada por el Dr. Ascanio Rincón, investigador del Laboratorio de Biología de Organismos del Centro de Ecología del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) y Daniel Fortier, investigador brasileño experto en caimanes. El trabajo de investigación será publicado a finales de 2012 en la revista Quaternary Internacional.
Las excavaciones realizadas en 2006, para la construcción de un oleoducto por parte de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), dieron con el hallazgo de fósiles que pusieron en evidencia al ecosistema de épocas remotas en el área de Orocual.
Caballos, dantas, báquiros, rabipelados, tortugas, aves acuáticas, así como el primer espécimen del tigre dientes de cimitarra venezolano -identificado como Homotherium venezuelensis- fueron encontrados en el pozo de asfalto con una superficie de más de 18.000 metros cuadrados.
Entre los restos se rescataron alrededor de 45 piezas del caimán, que representan el primer registro obtenido en el país de la existencia de estos reptiles durante el Pleistoceno, tiempo geológico que transcurrió entre 2,5 millones de años y 10 mil años antes del presente.
“Los restos de estos caimanes nos sugieren que para ese entonces, cuando el Homotherium venezuelensis estaba viviendo en el Breal de Orocual, el ecosistema estaba compuesto por lagunas y ríos donde también habitaban estos reptiles que registramos por primera vez” explicó Ascanio.
Especie criolla
El Caiman venezuelensis, una especie hoy en día extinta, probablemente poseía características similares a la baba moderna Caiman crocodilus, el cual podría alcanzar hasta 2,5 metros de largo y pesar alrededor de 50 kilogramos. El reptil se diferenciaba de su par moderno, porque carecía de los dos orificios en el hocico para calzar los dientes inferiores.
El fósil de mandíbula de uno de los especímenes mide 24,6 milímetros de largo y debido al tamaño del cráneo, se presume que perteneció a un individuo joven. Sin embargo, todavía se desconoce el número de ejemplares encontrados.
El hallazgo daría luces sobre la diversidad de caimanes en Suramérica, pues los fósiles de estos reptiles se han encontrado de manera fragmentaria en dicha zona del continente. Por ello, se pretende continuar con las excavaciones para obtener mayor información sobre la especie y su interrelación con el resto de la fauna del Pleistoceno.
Artículo editado por Whylmhar Daboín

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada