Exposición Paleontológica de Orocual en PDVSA La Estancia



        PDVSA La Estancia, brazo social y cultural de la industria petrolera, invita a toda la familia capitalina a visitar la exposición “Breal de Orocual: una Aventura Paleontológica”, interesante y didáctica muestra de fósiles pertenecientes al periodo pleistoceno que desde el jueves 22 de noviembre abrió sus puertas para el disfrute, especialmente, de las niñas y niños.
En dicha exposición, los visitantes podrán apreciar la réplica de un fósil de megaterio (Megalonychidae gen. et sp. Indet.) , un enorme mamífero –semejante  a las perezas modernas – que alcanzaba dimensiones de 3 a 6 metros de largo y pesaba  entre 3 y 4 toneladas de peso. Los primeros fósiles de esta singular bestia fueron encontrados en el Oligoceno de la Patagonia Argentina hace 35 millones de años y su distribución abarcó casi toda América y las Antillas.

Recolección de fósiles en Orocual

En el Breal de Orocual se hallaron huesos de las manos y patas de esta gigantesca especie de Megalonychidos, por lo que se deduce que este animal habitó esta zona del estado Monagas. Estas “mega perezosas” fueron herbívoros terrestres que habitaron los bordes de los bosques y sabanas abiertas y formaron parte importante del gran intercambio de las Américas, pues su registro va desde la Patagonia hasta Alaska.



Junto a esta maravillosa réplica que sin duda se robará las miradas de asombro de los más pequeñas y pequeños, también se podrán apreciar reproducciones a escala de armadillos, equinos y otras especies.  La exposición esta coronada por un impresionante mural que reproduce el hábitat de la megafauna del pleistoceno tardío (126.000-11.784 A.P), época donde habitaron animales como dantas, báquiros, caballos, camellos, rabipelados, cachicamos, osos hormigueros gigantes, culebras, tortugas, aves acuáticas, gavilanes, zamuros, monos, patos, perezosos gigantes, puerco espines, ratas, chigüires y huesos de tigres dientes de cimitarra (Homotherium venezuelensis) especie bautizada de esta manera por haber sido encontrada en nuestro país.

Por si esto no fuera suficiente, la exposición cuenta con pequeñas pantallas táctiles donde niños y adultos podrán consultar información sobre estas especies a la vez que podrán escuchar impresionante reproducciones de sonidos similares a los que emitían los tigres dientes de cimitarra por ejemplo o las diversas especies de monos.

Cabe destacar, que el Yacimiento Paleontológico Breal de Orocual fue localizado por Petróleos de Venezuela durante labores de construcción de un oleoducto en el mes de Junio del año 2006 y desde entonces es considerado una de las zonas paleontológicas más importantes de las últimas décadas para el estudio de fósiles vertebrados del Pleistoceno Tardío, según la opinión de expertos en la materia. De hecho, su hallazgo incluyó a Venezuela en el contexto paleo-biológico suramericano y mundial.

De tal manera, la invitación queda abierta a toda la familia capitalina para que visite esta novedosa exposición en la sede de PDVSA La Estancia, ubicada a unos pasos de la estación del Metro Altamira.

IMPORTANCIA CIENTÍFICA DEL HALLAZGO 

Esta exhibición recoge el trabajo investigativo que ha realizado el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) con el apoyo del Instituto de Patrimonio Cultural (IPC) y la estatal petrolera tras el hallazgo, en el año 2006, de un depósito de fósiles en un pozo de asfalto mientras se realizaban excavaciones en la localidad de El Breal de Orocual.
Al frente de esta investigación, que según los cálculos científicos continuará por años, se encuentra Ascanio Rincon, oriundo de un pueblito de la rivera del lago de Maracaibo, biólogo de formación y doctor en paleontología. Rincón es uno de los dos paleontólogos con los que cuenta Venezuela y considera que "estamos en un momento espectacular de la ciencia, yo creo que el apoyo que ha dado el Gobierno a la ciencia en este momento es inédito".
     

      El dirigente científico del Breal de Orocual se contenta al decir que existen tres venezolanos más estudiando paleontología y recuerda que descubrió su vocación al ver en un programa a unos señores buscando fósiles, los primeros fósiles humanos.
"Le dije a mi mamá: 'Quiero ser paleontólogo', ella me dijo, 'sí, mijo, lo que tu quieras (...) Luego escuché cuando le decía a mi papá: '¿Qué es eso de paleontología?' ", comentó.
Actualemente sus padres saben qué es la paleontología y él se dedica a capitalizar ese sueño que tuvo por primera vez a los ocho años, por eso le dice a los más pequeños: "El que quiere puede".

Según el paleontólogo del IVIC, Ascanio Rincón, en los hallazgos se han identificados diversas especies de vertebrados entre aves, reptiles, anfibios y mamíferos; el descubrimiento de mayor interés es el de los restos de un tigre de cimitarra (Homotherium venezuelensis). Entretanto, el tigre Smilodon gracilis, otra especie de este felino, fue la pieza clave de la investigación debido a que permitió calcular la cronología del yacimiento.
Esqueleto del Tigre dientes de cimitarra (Homotherium venezuelensis)
“Este es un yacimiento descomunal, de mucha importancia paleontológica y social, un yacimiento que va a unirnos a todos en un solo proyecto”, dijo Rincón. Una parte de los restos fósiles originales se encuentran resguardados en Monagas, la otra es estudiada en la sede del IVIC., hasta los momentos, se han encontrado más de 34 especies y no descartó que en las próximas excavaciones sean conseguidas otras osamentas más antiguas: “Nosotros apenas rasguñamos la superficie del yacimiento si vamos más profundo conseguiremos especies de mayor antigüedad”.
Para el científico, El Breal de Orocual representa “un hito para la paleontología suramericana porque simboliza el momento en que las dos Américas, es decir Norteamérica y Suramérica, se conecta a través del istmo de Panamá; es decir la fauna representada en El Breal nos habla de esos primeros pasos evolutivos y del gran intercambio biótico americano”.
En este sentido, sostuvo que con estos hallazgo se evidencia que Venezuela no escapó del fenómeno del intercambio biótico y manifestó: “Ahora sabemos que hace 2.5 millones de años, por lo menos, teníamos 33 especies de vertebrados en nuestro territorio”.

Enfatizó que desde el punto de vista social también es un hecho importante porque es un proyecto que va más allá de lo científico, ya que está transmitiendo conocimiento a la sociedad.

Detalló que llevan en marcha un plan para concientizar al colectivo y posteriormente iniciarán un conjunto de talleres con el objetivo de que los habitantes cercanos a la zona participen en el proceso de excavación.


Según refiere Beatrís Sansó, Gerente General de PDVSA La Estancia, “Lo interesante y contundente del hallazgo es que se trata de un hecho inédito en la industria petrolera” y refirió que luego del descubrimiento, la empresa desvió las labores de construcción de un gasoducto en el lugar y cerraron el pozo para su posterior investigación. No será explotado “nunca más” y por el contrario se continuarán con las labores de excavación en búsqueda de nuevas especies, en los estudios participan "unos 16 expertos de otros países que fueron al sitio", además de mantener "reuniones con los consejos comunales de la zona" para explicar "la importancia de lo que tenemos entre manos"
          Desde 2008 el Breal de Orocual ha logrado cinco publicaciones en revistas científicas de carácter internacional. Los científicos señalaron que con 20 personas que revisen y estén pendientes del área, la investigación tardaría, por lo menos, 120 años.

Editado por Whylmhar Daboín

No hay comentarios:

Publicar un comentario